St. Paul Center Virtual Bookstore St. Paul Center Online Instruction St. Paul Center Library Resources St. Paul Center Mission and Programs
The St. Paul Center for Biblical Theology The St. Paul Center for Biblical Theology
October 4, 2008 - 8:11 AM EDT
"Did not our hearts burn within us...as he opened up to us the Scriptures?"
—Luke 24:32
St. Paul, Monastery Icons
 
Daily Bread
Today's Readings
Pray the Hours
Search the Bible
Catechism Search
Sunday Bible Studies
 
 
Search This Site Search This Site
More Links...
Home
Mission & Programs
Resource Library
Scripture
The Word of God
The Church and the Bible
Historical and Literary Study
Liturgy & Prayer
Apologetics
Online Instruction
Bookstore
Printable Version  Printable Version
31 de Agosto de 2008, 22o Domingo de Tiempo Ordinario

Por tu vida

 

Lecturas:

Jeremías 20, 7-9

Salmo 63, 2-6.8-9

Romanos 12, 1-2

Mateo 16, 21-27

 

La primera lectura de este domingo sorprende al profeta Jeremías en un momento de debilidad. Su íntimo lamento contiene algunas de las expresiones más fuertes de la Biblia referentes a la duda. En su seguimiento de la llamada de Dios, Jeremías se siente abandonado. Lo único que le ha acarreado la predicación de su Palabra es escarnio.

 

Pero Dios no engaña y Jeremías lo sabe. Él examina al justo (cf. Jr 20,11-12) y corrige a sus hijos mediante pruebas y sufrimientos (cf. Hb 12,5-7).

 

Lo que Jeremías aprende, Jesús lo afirma explícitamente en el Evangelio de esta semana. Seguirlo es cargar una cruz, negarte a ti mismo –tus prioridades, preferencias y comodidades.

 

Es estar dispuesto a renunciar a todo, incluso a la vida misma, por la causa de su Evangelio. Como dice san Pablo en su epístola, debemos unirnos a la pasión de Cristo para ofrecer nuestros cuerpos – todo nuestro ser- como sacrificios vivos a Dios.

 

Por su cruz, Jesús nos ha mostrado lo que los sacrificios de Israel habían de enseñar: que a Dios le debemos todo lo que tenemos.

 

La bondad de Dios es un bien más grande que la vida misma, como cantamos en el salmo de este domingo. La única muestra de gratitud que podemos ofrecerle es nuestra adoración espiritual: entregar nuestra vida al servicio de su voluntad (cf. Hb 10,3-11; Sal 50, 14,23).

 

Pedro aún no ha entendido esto en el Evangelio de hoy. Como le sucedió a Jeremías, la cruz es escándalo para Pedro (cf. 1 Co 1,23). Esa es también nuestra tentación natural: negarnos a creer que nuestros sufrimientos juegan un papel importante en el plan de Dios.

 

Así es como piensa la gente, nos dice Jesús esta semana. Pero estamos llamados a renovar nuestras mentes para pensar como Dios piensa, para querer lo que Él quiere.

 

En la Misa nos ofrecemos nuevamente como sacrificio de alabanza agradable y perfecto (cf. Hb 13,15). Bendecimos al Señor pues estamos vivos, confiados en que encontraremos nuestra vida al perderla; en que las riquezas de Su banquete satisfarán nuestra alma.

Al Partir el Pan

 



Archivo

HOW TO USE THIS SITESITE MAPSITE KEY
Powered by WinMill Software