St. Paul Center Virtual Bookstore St. Paul Center Online Instruction St. Paul Center Library Resources St. Paul Center Mission and Programs
The St. Paul Center for Biblical Theology The St. Paul Center for Biblical Theology
October 4, 2008 - 8:12 AM EDT
"Did not our hearts burn within us...as he opened up to us the Scriptures?"
—Luke 24:32
St. Paul, Monastery Icons
 
Daily Bread
Today's Readings
Pray the Hours
Search the Bible
Catechism Search
Sunday Bible Studies
 
 
Search This Site Search This Site
More Links...
Home
Mission & Programs
Resource Library
Scripture
The Word of God
The Church and the Bible
Historical and Literary Study
Liturgy & Prayer
Apologetics
Online Instruction
Bookstore
Printable Version  Printable Version
17 de Febrero de 2008, 2o Domingo de Cuaresma

Escúchenlo

 

Lecturas:

Génesis 12,1-4

Salmo 33,4-5.18-20.22

2 Timoteo 1,8-10

Mateo 17,1-9

 

El Evangelio de hoy retrata a Jesús como un nuevo y más grande Moisés.

 

También Moisés tomó tres acompañantes, subió con ellos al monte y al día setenta fue eclipsado por la nube brillante de la presencia de Dios. También él habló con Dios y su cara y ropas se hicieron radiantes en ese encuentro (cf. Ex 24,34).

 

Pero en la liturgia cuaresmal de hoy, la Iglesia quiere que miremos hacia atrás, más allá de Moisés. Más aún, nos invita a contemplar lo que la epístola de hoy llama: “el designio…desde antes de todos los siglos”.

 

Dios, con las promesas que hace a Abrán en la primera lectura de hoy, formó el pueblo por medio del cual Él se revelaría a sí mismo y concedería sus bendiciones a toda la humanidad.

 

Más tarde, Dios elevó sus promesas a alianzas eternas y cambió el nombre de Abrán por Abrahán, prometiéndole que sería padre de una multitud de naciones (cf. Gn 17,5). En recuerdo de su alianza con Abrahán, hizo surgir a Moisés (cf. Ex 2,24; 3,8), y más adelante juró un reino eterno a los hijos de David (cf. Jr 33,26).

 

En la transfiguración de Jesús que leemos hoy, Él se revela como Aquel en quien Dios cumple su plan divino, trazado desde antiguo.

 

Jesús no es sólo un nuevo Moisés, sino el “hijo amado” prometido a Abrahán y prometido nuevamente a David (cf. Gn 22,15-18; Sal 2,7; Mt 1,1).

 

Moisés predijo que vendría un profeta como él a quien Israel escucharía (cf. Dt 18,15-18); e Isaías, un siervo ungido en quien Dios estaría complacido (cf. Is 42,1). Jesús es ese profeta y siervo, como la Voz en el monte nos dice el día de hoy.

 

Por la fe hemos sido hechos hijos de la alianza hecha con Abrahán (cf. Ga 3,7-9; Hch 2,25). También a nosotros Él nos llama a la santidad, a seguir a su Hijo hacia la patria celestial que nos ha prometido. Sabemos, como cantamos en el salmo de hoy, que quienes esperamos en Él seremos librados de la muerte.

 

Por tanto, como nuestro padre en la fe, debemos seguir adelante mientras el Señor nos dice: “¡Escúchenlo!”.

Al Partir el Pan

 



Archivo

HOW TO USE THIS SITESITE MAPSITE KEY
Powered by WinMill Software