St. Paul Center Virtual Bookstore St. Paul Center Online Instruction St. Paul Center Library Resources St. Paul Center Mission and Programs
The St. Paul Center for Biblical Theology The St. Paul Center for Biblical Theology
October 4, 2008 - 8:12 AM EDT
"Did not our hearts burn within us...as he opened up to us the Scriptures?"
—Luke 24:32
St. Paul, Monastery Icons
 
Daily Bread
Today's Readings
Pray the Hours
Search the Bible
Catechism Search
Sunday Bible Studies
 
 
Search This Site Search This Site
More Links...
Home
Mission & Programs
Resource Library
Scripture
The Word of God
The Church and the Bible
Historical and Literary Study
Liturgy & Prayer
Apologetics
Online Instruction
Bookstore
Printable Version  Printable Version
25 de Mayo de 2008, Solemnidad del Corpus Christi, Cuerpo y Sangre de Cristo

Palabra del 'Padre que vive'

 

Lecturas:

Deuteronomio 8,2-3. 14-16

Salmo 147,12-15.19-20

1 Corintios 10,16-17

Juan 6,51-58

 

La Eucaristía nos es dada como desafío y promesa. Así nos la presenta Jesús en el Evangelio de hoy.

 

Él no le facilita las cosas a quienes lo escuchan. Sus palabras provocan repugnancia en ellos y se sienten ofendidos con sus palabras. Incluso cuando empiezan a discrepar, Él insiste en describir con expresiones gráficas ese comer de su cuerpo y beber de su sangre.

 

En la lectura de hoy, Jesús utiliza cuatro veces la palabra griega trogein, que se refiere a una cruda manera de comer, semejante a roer o masticar (cf. Jn 6,54.56.57.58)Está probando su fe en su Palabra, como Dios probó la fe de Israel en el desierto, según lo que describe la primera lectura de este día.

 

El maná celestial no se le dio a los israelitas para satisfacer su hambre, como explica Moisés. Sino para mostrarles que no sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que viene de la boca de Dios.

 

También en el salmo de hoy vemos una conexión entre la Palabra de Dios y el pan de vida. Cantamos que Dios nos llena con "flor de harina" y proclamamos al mundo su Palabra.

 

En Jesús, el "Padre que vive" nos ha dado su Palabra que ha bajado del cielo y se ha hecho carne para la vida del mundo.

 

Sin embargo, así como los israelitas murmuraron en el desierto, muchos no aceptan esa Palabra en el Evangelio de hoy. Incluso varios de los mismos seguidores de Jesús lo abandonan después de este discurso (cf. Jn 6,66). Pero sus palabras son Espíritu y vida, son palabras de vida eterna (cf. Jn 6,63.67).

 

En la Eucaristía somos hechos una carne con Cristo. Tenemos su vida en nosotros y vivimos por Él. Eso es lo que Pablo quiere decir en la epístola de hoy, cuando le llama a la Eucaristía "participación" en el Cuerpo y la Sangre de Cristo. En este sacramento somos partícipes de la naturaleza divina (cf. 1 P 2,4).

 

Ese es el misterio de la fe que Jesús nos pide creer. Y nos hace su promesa: que si compartimos el Cuerpo y la Sangre resucitados, también nosotros seremos resucitados el último día.

Al Partir el Pan

 



Archivo

HOW TO USE THIS SITESITE MAPSITE KEY
Powered by WinMill Software